viernes, 21 de marzo de 2014

Los parásitos intestinales en los perros

Los parásitos en los perros son muy usuales si no se desparasitan a los animales ni toman medidas de prevención. Sin embargo, también es posible que tu can los contraiga aún habiendo tomado todas las medidas necesarias, puesto que habitan en los lugares que suele frecuentar, como bosques o jardines, e incluso en la comida. Existen dos tipos generales deparásitos, los externos y los internos. Los primeros hacen referencia a las pulgas y garrapatas, mientras que los internos pueden ser gusanos u otros parásitos microscópicos que son a los que nos vamos a referir aquí hoy. 
 Los parásitos internos son más difíciles de identificar que los anteriores, pues residen en los órganos internos de nuestro perro. En general, suelen hospedarse en los intestinos, pulmones, riñones y músculos del can y se alimentan de su sangre, nutrientes, etc. Debes saber que los parásitos internos más comunes son los gusanos redondos y los gusanos planos, pero que también existen otros muy frecuentes en los cans, como los coccidios, giardias y las tenias.
Los gusanos redondos son los más habituales de todos los parásitos internos, y suelen hospedare en los intestinos, aunque también pueden migrar al sistema respiratorio, provocando problemas gastrointestinales y respiratorios, sobre todo. Son largos y redondos y acostumbran a transmitirse a través de las heces, de la leche materna en caso de cachorros o, incluso, durante el proceso de gestación si la madre no fue desparasitada y está infectada por estos parásitos.
Los gusanos planos son cortos y tienen el cuerpo aplanado. Sus órganos favoritos son el intestino delgado, la vesícula biliar, el hígado, venas mesentéricas y vías hepáticas. Este tipo de parásitos, además, suelen ser ingeridos por otros parásitos externos, como las pulgas, y poner los huevos en su interior. Así, a más de transmitirse mediante las heces, pueden contagiarse a través de las pulgas.
En ambos casos, los huevos de los parásitos salen a través de las heces de los perros, es por esto que esta es la fuente principal de contagio. No es necesario que el can las ingiera, basta con olerlas.

Los síntomas más habituales que presentan los perros con parásitos internos son:
  • Vómitos
  • Diarrea, en casos graves acompañadas de sangre
  • Tos (si los parásitos se encuentran en el sistema respiratorio)
  • Apetito voraz (deboran la comida como no lo hacían antes)
  • Pérdida de peso
  • Decaimiento del ánimo
  • Pelaje seco, desgastado y con mal aspecto
  • Lamerse el ano con frecuencia
  • Andar sentado y rascarse el ano
  • Eczemas en la piel (no siempre)
  • Heces anormales, menos consistentes y con puntos de un tamaño similar a un grano de arroz
  • En algunos casos, anemia y trastornos de fertilidad
  • Vientre abultado
Si tu perro presenta cualquiera de estos síntomas deberás acudir a tu veterinario para que realice un análisis de las heces y pruebas pertinentes, diagnostique el tipo de parásitos que tiene y te proporcione el tratamiento más adecuado. Si tu can es un cachorro, aún deberás tener más cuidado, pues sus sistema inmue es más débil y este tipo de parásitos pueden, incluso, producirles la muerte.


Fuente: Animales