domingo, 21 de abril de 2013

Cuidado de los dientes de los perros

Cuidar los dientes de tu perro es muy importante para ayudar a mantener su salud. Mucha gente no se da cuenta de esto y simplemente deja que sus perros pasen toda la vida sin siquiera una simple inspección dental.

El cuidado de los dientes de tu perro debe empezar cuando aún es un cachorro. Esto te permitirá educarlo correctamente para permitir el cepillado y las inspecciones en la boca.

La falta de salud dental puede ocasionar muchos problemas en tu perro, incluyendo caries, infecciones generalizadas cuando una bacteria pasa al torrente sanguíneo o incluso la agresión causada por el dolor y la inflamación.

Por eso, muchos veterinarios recomiendan cepillar diariamente los dientes de tu perro. También es por eso que hoy en día existen varios productos para la higiene oral de los perros, tales como dentífricos especiales para perros, juguetes para limpiar los dientes y cepillos especiales para facilitar la limpieza.
 
Antes de empezar a cepillar los dientes de tu mascota, debes tener en cuenta que no debes usar productos para humanos, sino productos especiales para perros. Muchos productos elaborados para uso en humanos son dañinos para los perros, así que consulta con el veterinario antes de limpiar los dientes de tu perro. Nunca uses dentífrico para humanos, ya que puede ser dañino para tu perro.

Educar a tu perro para la inspección de rutina y el cepillado dental
Tendrás que educar a tu perro para que permita la inspección rutinaria de su boca y el cepillado de sus dientes. De otra forma, te será imposible realizar estas actividades con frecuencia.

Para enseñarle a tu perro a dejarse revisar y cepillar los dientes, es mejor acostumbrarlo desde cachorro. Simplemente toca su boca con suavidad, sin sujetarla. Cuando él acepte esta manipulación tranquilamente, dale una recompensa de comida.

Poco a poco acostumbra a tu perro a aceptar que metas tus dedos en su boca, recompensándolo con un poquito de comida cada vez que te permita hacerlo. Cuando puedas hacer esto, puedes empezar a frotar sus dientes con un algodón empapado de dentífrico para perros. Estos dentífricos suelen tener un sabor agradable para los perros.

Poco a poco, tu perro aceptará mejor las manipulaciones en su boca. En ese punto, puedes empezar a usar un cepillo de dientes para perros. Asegúrate de usar uno blando y de no frotar demasiado. Quizás te resulte más útil un cepillo "de dedo", que se puede fijar en tu dedo. De esta forma, será más una caricia que un cepillado.

Haz de esta actividad una rutina de cinco minutos cada día hasta que tu cachorro se haya acostumbrado a las inspecciones orales y al cepillado de dientes.

Existen muchos productos para mantener la salud dental de tu perro. Obviamente, los primeros a mencionar son los cepillos de dientes y los dentífricos para perros. Recuerda que no debes usar productos para humanos porque pueden ser dañinos para tu perro.

Otros productos de limpieza dental para perros, y que son más fáciles de usar, son los juguetes "limpiadores". Éstos son juguetes masticables diseñados especialmente para limpiar los dientes de tu perro. Muchos de ellos vienen en forma de hueso, pero pueden venir en cualquier forma.

También existen otros juguetes, que vienen en forma de cuerdas y que ayudan a mantener la higiene dental de tu perro mediante juegos. Si compras estas cuerdas, no las dejes todo el tiempo con tu perro, ya que podría destrozarlas y tragarse los pedazos. Dáselas solamente cuando puedas supervisar a tu cachorro.

Antes de comprar cualquiera de estos productos de higiene canina, consulta con el veterinario. Él te podrá indicar cuáles son los mejores y más seguros para tu perro.
 
Fuente: perros.com
 

domingo, 7 de abril de 2013

Las alergias en los perros

Cuando una máscota se rasca, muerde o mástica de forma desmedida, existen posibilidades de que esté sufriendo una alergia. La causa de la alergia, denominada alergeno, podría ser algo en el ambiente de la máscota. En algunos casos, una máscota muy alérgica podría sufrir de varias alergias simultáneas. Es necesario formar un equipo entre el propietario del animal y el veterinario para identificar la causa de la alergia y así controlarla.
La alergia más común que afecta a los perros y gatos es la alergia por picadura de pulga. Esto sucede cuando un perro o gato pone en contacto su saliva al tiempo que la pulga lo pica.
El control de las pulgas en el ambiente de la máscota es el tratamiento obvio para la alergia por picadura de pulgas. Para lograrlo, debería controlarse tanto la máscota como el ambiente. Los collares antipulga ofrecen un pequeño alivio. Sin embargo, algunas máscotas son alérgicas a estos collares. Los polvos, sprays, shampoos y baños antipulgas pueden alejar a las pulgas de las máscotas. Siempre lea y siga las instrucciones del producto. Un uso desmedido de cualesquiera de estos productos podría ser peligroso para alguna máscota en particular. Un veterinario a menudo receta medicación para eliminar a las pulgas o romper el ciclo de vida de los parásitos.
Una medida de precaución para los propietarios de gatos:
Asegúrense que las etiquetas de los productos establezcan que el producto es seguro para los gatos ya que hay algunos productos que son seguros para los perros pero tóxicos para los gatos.
Dado que las pulgas pasan la mayoría de su ciclo de vida fuera del perro o del gato, se deberían controlar los lugares al aire libre con sprays o rociadores. Para ayudar al control de la invasión de pulgas dentro de la casa, se necesitará una limpieza profunda y pasar la aspiradora en forma intensiva. Tal vez resulte necesario un fumigador profesional para controlar la invasión de pulgas.
Además de las pulgas, los perros y los gatos pueden ser alérgicos a otros parásitos. Pueden volverse alérgicos a las garrapatas casi de la misma manera que lo son a las pulgas.
Las alergias por inhalación pueden provocarse por respirar sustancias como el polen de los árboles, ambrosía y otras plantas, el polvo de la casa y el moho. En algunos casos parece que este tipo de alergia es una predisposición genética, pero también puede suceder en cualquier máscota en cualquier momento del año.
Las alergias producidas por el tacto son causadas por el contacto físico de la máscota con sustancias agresivas. Las zonas más afectadas son aquellas en las que no hay pelaje o es escaso. Entre los alergenos más comunes estan los jabones, insecticidas, las alfombras de nylon de lana, pintura, conservantes de la madera, hiedra venenosa, roble o césped. Algunos animales pueden ser alérgicos a los comederos de plástico.
En el caso de determinadas plantas y/o lugares geográficos, las alergias causadas por el tacto o el contacto podrán ser estacionales.
Es fundamental identificar la sustancia agresiva para controlar las alergias por el tacto y el olfato. Si se lograra identificarla, se debería realizar todo tipo de esfuerzos para eliminarla del ambiente de su máscota. Los veterinarios pueden recomendar un tratamiento adecuado para las lesiones cutáneas y ayudar a aliviar la picazón.
Aunque algunas máscotas desarrollan alergias a los alimentos, resulta muy poco habitual. La alergia a alimentos puede originarse de una reacción inmunológica a un ingrediente que se encuentra en alimentos para máscotas. Las alergias a los alimentos usualmente se manifiestan en problemás cutáneos o trastornos gastrointestinales. Sin embargo, varias enfermedades presentan signos similares. Por lo tanto, se deberían descartar otras causas antes de echar la culpa a una dieta o cambiarla.

La mayoría de las máscotas afectadas se alimentaron con el mismo alimento en un lapso de meses o años. La alergia se desarrolla por la exposición prolongada al mismo ingrediente, y es usualmente a las proteínas. Cambiar un alimento de máscotas por otro no es la solución, ya que muchas de estas dietas contienen ingredientes similares.
Ninguna fuente alimentaria es completamente hipo-alergénica. Los únicos alimentos que se pueden considerar hipoalergénicos son aquellos que la máscota no ha probado nunca antes. Para que un alimento sea hipoalergénico, la dieta debe contener proteínas que se hayan desnaturalizado de tal manera que el sistema inmunólogico no las reconozca.
Si se sospecha de alguna alergia a alimentos, el veterinario recomendará una "dieta especial de prueba para su eliminación" a fin de asegurarse que la dieta es la causa de la alergia e identificar el ingrediente al que la máscota es alérgica.
Si una máscota está en una "dieta especial de eliminación" para aislar el ingrediente agresivo, el dueño y todos los miembros de la familia deberán afrontar el desafío de mantener a la máscota en su dieta especial. Esto significa decir no al cuero crudo, snacks, restos de comida o dejar comer el alimento de otro animal.
Una vez identificado el ingrediente al cual la máscota es alérgica, se puede recomendar una dieta adecuada. Nuevamente, el desafío es mantener a la máscota exclusivamente en la dieta recetada sin ofrecer nada más.
Para cualquier alergia, una vez que se realiza un posible diagnóstico, se puede intentar un tratamiento. El objetivo del tratamiento es controlar los síntomás evitando la causa de la alergia. Si no fuera posible evitar esta causa, puede resultar beneficioso recetar una medicación o una serie de inyecciones.
 
Fuente: Nestle