jueves, 3 de enero de 2013

Algunos consejos en la cría de un Labrador

Si quieres enseñar a tu perro labrador debes hacerlo en sesiones breves, que se repiten periódicamente, buscando la forma que sean divertidos y que tanto tú como el perro estésis tranquilos.
Lo primero y más importante es enseñarle al labrador su "NOMBRE" tan pronto lo lleves a casa. Repítele su nombre varias veces cada vez que estés con él, ya que el perro debe reconocer su nombre antes de comenzar su entrenamiento.
Enséñale el "NO" mencionando el nombre del perro seguido por esta palabra. Esto es lo que le vas a decir cada vez que necesites que el perro deje de hacer algo.
Di el nombre del perro, seguido de la palabra "VEN"; es una orden importante cuando entrenas labradores para que te presten atención. No vayas detrás del perro si sale corriendo como una flecha. Cuando el perro te obedezca prémialo con comida o elogios.
Entrena a tu labrador con la orden “SIÉNTATE”, poniendo tu mano sobre el pecho del perro y la otra a través de la cadera. Empújalo hacia atrás y hacia abajo hasta que se siente.
Haz que tu labrador se eche. Toma una golosina en la mano, dale la orden de "ABAJO" y mueve la mano hacia el suelo. Si el perro no obedece, mueve tu mano aún más abajo. Cuando el perro obedezca dile "abajo" de nuevo, prémialo y acarícialo.
Pasea al perro con una correa para que puedas enseñarle la orden "VAMOS". En el momento que le das la orden “vamos” debes detenerlo, tirando de la correa rápidamente tan pronto el perro comience a arrastrarte. Calma a tu perro, haciendo que se siente por un momento antes de reanudar la marcha.