jueves, 17 de enero de 2013

Cuidados a tener en cuenta para nuestro perro

Cada día debemos comprobar que nuestro perro tiene las orejas limpias, una boca limpia y sana, la nariz un poco húmeda, las uñas que no estén largas ni cortas y que no tengan heridas y, por último, que no tenga ningún bicho en la piel o el pelo. Para evitar picaduras de parásitos peligrosos es muy importante que nuestro perro lleve un collar antiparasitario.
Cuando le vayamos a bañar, hay que tener en cuenta que el agua no debe estar ni fría ni caliente y que siempre debes bañarle con mucho cuidado y tranquilidad, procurando que el agua no entre en sus orejas, ojos o nariz. Cuando lo seques, utiliza una toalla.
Cuando le des de comer ten presente que los recipientes donde le pones la comida estén limpios.
Y por supuesto, no te olvides de apuntar en un calendario las vacunas y las desparasitaciones (pastillas para los parásitos internos).

jueves, 10 de enero de 2013

Consejos para educar a un perro

Normalmente los perros sienten deseos de hacer sus necesidades al despertar, después de comer o de jugar; entonces comienzan a realizar es típico movimiento circular encabezado por la nariz pegada al suelo... que indica que buscan un lugar para aliviarse... Por esto deberás estar muy atento/a los primeros días. No olvides que no debes golpearlo si lo hace donde no debe (si lo atrapas justo haciendo lo que no debe, tómalo por la piel del cuello no muy fuerte diciéndole "¡No!". En las primeros paseos, enséñale las alcantarillas y cada vez qu lo haga correctamnte felicítalo dándole alguna golosina. En la casa, coloca hojas de diario en el suelo d su habitación y enséñale que allí es dónde debe hacer sus necesidades. De este modo aprenderá a hacerlo allí con tal de no ensuciar su entorno. Si tu casa tiene un jardín, colócale un camino de periódicos formado poco a poco que lleve hasta el patio; finalmente el cachorro aprenderá a seguirlo y hacer allí sus excrementos.
 
Fuente: www.taringa.net

jueves, 3 de enero de 2013

Algunos consejos en la cría de un Labrador

Si quieres enseñar a tu perro labrador debes hacerlo en sesiones breves, que se repiten periódicamente, buscando la forma que sean divertidos y que tanto tú como el perro estésis tranquilos.
Lo primero y más importante es enseñarle al labrador su "NOMBRE" tan pronto lo lleves a casa. Repítele su nombre varias veces cada vez que estés con él, ya que el perro debe reconocer su nombre antes de comenzar su entrenamiento.
Enséñale el "NO" mencionando el nombre del perro seguido por esta palabra. Esto es lo que le vas a decir cada vez que necesites que el perro deje de hacer algo.
Di el nombre del perro, seguido de la palabra "VEN"; es una orden importante cuando entrenas labradores para que te presten atención. No vayas detrás del perro si sale corriendo como una flecha. Cuando el perro te obedezca prémialo con comida o elogios.
Entrena a tu labrador con la orden “SIÉNTATE”, poniendo tu mano sobre el pecho del perro y la otra a través de la cadera. Empújalo hacia atrás y hacia abajo hasta que se siente.
Haz que tu labrador se eche. Toma una golosina en la mano, dale la orden de "ABAJO" y mueve la mano hacia el suelo. Si el perro no obedece, mueve tu mano aún más abajo. Cuando el perro obedezca dile "abajo" de nuevo, prémialo y acarícialo.
Pasea al perro con una correa para que puedas enseñarle la orden "VAMOS". En el momento que le das la orden “vamos” debes detenerlo, tirando de la correa rápidamente tan pronto el perro comience a arrastrarte. Calma a tu perro, haciendo que se siente por un momento antes de reanudar la marcha.