viernes, 26 de agosto de 2011

Los animales más rápidos del mundo

¿Sabian ustedes cuáles son los animales más rápidos por tierra mar o aire?


En tierra, el largo y delgado cuerpo del guepardo cruzaría la meta en primer lugar en las pruebas de sprint. Sus fuertes músculos están preparados para correr muy rápido en distancias cortas. Un guepardo puede alcanzar velocidades de hasta 112 kilómetros por hora. En comparación, los humanos somos unos perezosos. Michael Johnson posee el record como el humano más veloz en 37 km/h. Y solo corrió 200 metros. Incluso el Tiranosaurus Rex podía superar a la mayoría de nosotros, con su ritmo de 29 km/h.

En el aire, el halcón peregrino ganaría de calle la competición. Cuando se lanza en picado sobre una presa pasa de 88 a 434 km/h. Es un halcón grande, del tamaño de un cuervo, con la espalda de color gris azulado y la parte inferior blanquecina con manchas oscuras; la cabeza es negra y cuenta con una amplia y característica bigotera también de color negro


En agua, el pez vela arrasaría en las pruebas natatorias. Su afilado cuerpo puede viajar a velocidades de hasta 109 km/h. Tiene una cola rígida en forma de media luna, idónea para la velocidad; y su alta aleta dorsal, o "vela", corta el agua como con cuchillo. El hocico se estrecha hasta terminar en una punta muy afilada. Se alimenta de peces y calamares, y suelta sus huevos en alta mar. Con sus tres metros de largo y sus cien kilos de peso es, además, uno de los animales más elegantes del océano.

jueves, 18 de agosto de 2011

viernes, 12 de agosto de 2011

El lagarto canario

El lagarto canario puede encontrarse en casi todas las regiones de las Islas Canarias. Además de encontrarse el taxón nominotípico pueden encontrarse otras subespecies: el lagarto canario pequeño "Gallotia caesaris gomerae" en El Hierro y La Gomera, el lagarto de Canarias occidental "Gallotia galloti palmae" en Tenerife y La Palma y la "Gallotia galloti eisentrauti" en Tenerife. Las hembras y las crías de estas especies se caracterizan por su esbeltez y por un tono marrón con tenues líneas a lo largo, que van desde la cabeza hasta el resto del cuerpo. Los machos son un poco más grándes y fornidos. El tono que presentan va desde el azul oscuro hasta el negro y pueden distinguirse manchas azules a los lados en el cuello. Toman baños de sol en los muros de piedra, se esconden en las grietas o bajo hojas secas, se deslizan por taludes de lava, arena y tierra. Si se permanece quieto es posible observarlos cuando comen o pelean. Al pelear presentan otras tonalidades. En caso de sentirse en peligro, lanzan su cola, la cual crece de nuevo. Mientras sus enemigos por naturaleza se distraen con el trozo de cola que el lagarto lanza, éste permance inmóvil hasta que haya pasado el peligro.

viernes, 5 de agosto de 2011

Como se dejan querer


Vean este video como un gato y un perro se dejan querer por unos pollitos, ¡qué tierno!